miércoles, 17 de abril de 2013

EN GALICIA NO LLEVAMOS A LOS NIÑOS EN BRAZOS

www.tiendagalicia.com
 Así como lo leéis. Tampoco los sentamos en el regazo, ni sobre las piernas. No lo hacemos ni los padres, ni los abuelos, ni los tíos, ni nadie. 
Pero no penséis que en Galicia somos unos desnaturalizados, ni que nos patrocina una marca de tronas y/o cochecitos y sillas de paseo. Tampoco es que algún acólito estivillino (o similar) haya liberado en el ambiente galaico una neurotoxina que nos hace ser inmunes e insensibles a las demandas de nuestros pequeños. 
Lo que ocurre es que en Galicia los niños van "en el colo", se llevan "en el colo", se cogen "en el colo", y se sientan "en el colo". Y da igual que estemos hablando en castellano, porque seguirán estando "en el colo". 

La palabra "colo" es un galleguismo, tan implantado en nuestros cerebros que estoy por afirmar que la mayor parte de los que lo usan no saben que es un vocablo netamente gallego. Y desde luego que lo es. Me vais a permitir que os traduzca la definición que el Dicionario da Real Academia Galega tiene para "colo": "especie de asiento, a la altura del pecho, formado por las manos y los brazos, o bien entre la cintura y las rodillas, cuando se está sentado."  
Más allá de definiciones y terminologías, estoy convencida de que "colo" es una de las primeras palabras que aprenden los niños en Galicia. "Colo" y sus variantes "colito" y "coliño", creo que forman parte del repertorio básico de cualquier niño pequeño, en el que incluiríamos "mamá, papá, teta, aba, mío, sí, no". A falta de un estudio serio y riguroso que respalde esta hipótesis, en mi casa tengo tres ejemplos que la corroboran. Aún recuerdo cuando mi hijo Mayor, que no pronunciaba la "l", pedía "Mamá, coo"; el Mediano, de siempre hombre de pocas palabras, decía simplemente "co" mientras estiraba los bracitos hacia mí; y el Pequeño, por su parte, domina el término y tanto pide "colo" como "colito", según su estado de ánimo y la necesidad que tenga de refugiarse en ese maravilloso e idílico asiento imaginario.
Así que si alguna vez oís a algún niño decir "quiero colo", o pedir "colito, colito", ya sabéis de qué está hablando, y en qué buena tierra adquirió tan entrañable palabra.

P.S. Aquí también se considera que coger a un niño en el colo durante mucho tiempo es malcriarlo. ¡No somos perfectos! 
P.S.2: ¿Cómo piden vuestros niños que los cojáis en brazos?
P.S.3: Brujuleando por Internet he encontrado un grupo gallego de apoyo a la lactancia que se llama, cómo no, "Teta e coliño". ¡No podían tener un nombre más acertado! 

6 comentarios:

  1. Cada día aprendo más. Interesante! Es bueno saber de la cultura de otras provincias. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por leer este blog siempre y comentar! Un beso:-)

      Eliminar
  2. Pues seguro que es malcriar un poco, pero ¿quien se resiste a ese colo?? ¿hay lugar mejor que ese?
    No conocía esa palabra, ningún día te acostarás sin saber algo nuevo....jejej.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ¡claro que no hay mejor lugar! Un beso:-)

      Eliminar
  3. Viva el colito de la madre que me parió!!! Eso es lo que se le pasa por la cabeza a los tres fieras!!! jejeje :-)
    Besitossssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que el colito de la "tita" también les presta!! Bicos;-P

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Contador Web