jueves, 10 de octubre de 2013

LA MATERNIDAD DE LA A A LA Z: X (SIGNO DE MULTIPLICACIÓN)

DE LA TEORÍA DEL x3

Antes de que los puristas de la lengua o las matemáticas se me echen encima, aclaro que ya sé que el signo para indicar multiplicación es un aspa o un punto medio, y que se desaconseja la también utilizada letra equis porque puede crear confusión (esto lo explica profusamente la wikipedia aquí). Pero como madre he aprendido a obviar los consejos que no me convienen ni me interesan, así que para nuestro diccionario maternal usaré la letra equis como signo de multiplicar.

actividades.parabebes.com
Las matemáticas de la maternidad darían para escribir un libro (o varios), pero en resumen viene a ser lo siguiente: Mamá y papá se suman, y se obtiene un hijo. A partir de aquí todo resta: menos tiempo, menos dinero, menos orden en casa, menos paciencia, menos glamour, menos yo (pero más nosotros :-) )...
¿Qué pasa si obtenemos más hijos? Pues que hay que echar mano (y de qué forma) de la tabla de multiplicar.
En mi casa la que más se usa es la del 3. Esto resulta evidente en cuestiones materiales como ropa o comida (porque no sólo de ropa heredada viven los hermanos pequeños), y para nosotros igual de importante es que se dé en el resto de aspectos menos tangibles, como disponibilidad/atención/dedicación/interés/monerías/cosquillas/besos/brazos/abrazos... todo debe ser x3
Supongo que muchos habréis leído (y otros lo habréis experimentado) el extraño fenómeno del crecimiento inusitado y repentino del hermano mayor cuando llega uno pequeño. Por supuesto, dicho crecimiento no es real, sino que tiene lugar únicamente en el cerebro de los adultos. Así, nuestro niñito de apenas 2 años (o los que tenga) pasa, de la noche a la mañana, a convertirse en un niño mayor al que exigirle responsabilidades tales como cuidar a su hermano pequeño, ser ejemplo, y ayudar a los padres en casa. Y todas las atenciones pasan a ser patrimonio exclusivo del recién llegado bebé. 
Estando embarazada de mi segundo hijo, os aseguro que he oído toda clase de historias para no dormir (y todas supermegaverídicas, claro) acerca de los terribles celos entre hermanos (ya sabéis, la gente siempre dispuesta a dar ánimos): que no les quite el ojo de encima, que conocían a uno que pegaba al bebé, que si otro le pellizcaba para hacerle llorar, otro que le tiraba de la cuna para que se partiera la crisma... y qué queréis que os diga, como madre de tres, hermana de tres, tía de otros tres, y observadora de la realidad circundante, considero que los tan cacareados celos entre hermanos tienen que ver más con la actitud de los adultos que con la de los niños. La famosa frasecita "se muere de celos" viene a enmascarar o justificar, la inmensa mayoría de las veces, el mal proceder de unos adultos que hacen favoritismos y distinciones. Y en otros casos, son los propios adultos los que sienten esos celos y pretenden "endosárselos" al niño. Los niños piden atención y demandan cariño, nada más y nada menos. Y pienso que si se les concede, si no se les niega porque "ahora hay que atender al bebé, y vosotros ya sois mayorcitos para andar sentándoos en el regazo de mamá, y no podéis estar en brazos de papá, ni con mimos y esas tonterías", pues esos inevitables y terribles celos no tienen por qué aflorar, y si lo hacen no tienen por qué manifestarse tan a lo bestia

También se da el caso contrario, el de la adoración desmesurada al primer hijo (igualmente perniciosa). El primero resulta ser tal dechado de virtudes y tal cúmulo de perfecciones, que nada de lo que hagan los que vengan detrás podrá hacerle sombra. Seguro que aprendió a hablar antes, y a caminar antes, y a dejar el pañal antes, seguro que es el más obediente, y el más educado, el más simpático, el más inteligente, y el más espabilado. Y el más maduro, por supuesto. Creo que mucha gente no es consciente del daño que puede hacer cuando sólo presume de lo que hace uno de sus hijos: "es que fulanito es tan listo, es que fulanito es tan guapo, es que fulanito saca tan buenas notas, es que fulanito se porta tan bien... no como su hermano menganito, que es malo y tonto" y luego el problema será de menganito, claro, porque es un envidioso y se muere de celos (por no entrar en el tema de las odiosas y dañinas comparaciones entre hermanos).
 
Todo esto viene a reforzar mi teoría del x3. Que al pequeño se le hace una docena de veces el avión con la cuchara (en nuestro caso, el triceratops va paseando en el tenedor y acaba en una cueva que resulta ser la boca de un tyrannosaurio), pues no pasa nada por hacérselo también alguna vez a los otros dos. Que al pequeño se le tira al aire y se le coge al vuelo, ¿cómo no va a gustarle a sus hermanos? Que se le hacen pedorretas en la barriga y se parte de risa, ¿no van a quererlo también los demás? Pareciera que sólo los hermanos pequeños están autorizados para ir al caballito, recibir masajes y ser objeto de variadas monerías. Y no es así. Caballito x3, masajes x3, monerías x3, pedorretas x3, besuqueos x3, lanzamientos aéreos x3, carantoñas x3.
Y lo mismo se aplica a las atenciones, los cumplidos y las buenas palabras. Que uno nos quiere hablar de cuando en los servicios del cole vieron una araña, pues se le dedica el mismo interés que cuando otro nos cuenta lo que aprendieron en Conocimiento del Medio. Que nos deshacemos en halagos a nuestro hijo mayor, pues qué menos que hacer lo mismo con sus hermanos. Que fardamos de las notazas del mediano en el facebook, pues seguro que sus hermanos también tienen cualidades que alabar. Todos merecen el mismo trato amoroso. Como el famoso lema de la Revolución francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad

¿Sabéis cuáles son unas de las frases más repetidas en mi casa? "¡Me toca!", "¡Ahora a mí!", y "¡Yo también!". Las dicen sin insistencia, sin suplicar, sin enfadarse y sin exigir, sólo haciendo constar que ellos también quieren participar de la diversión, que ahora es su turno de disfrutar de los juegos, reclamando su legítima cuota de dedicación materna y paterna, con la confianza que da el saber que las atenciones de mamá y papá siempre intentan estar, en la medida de lo posible, multiplicadas x3.
  




24 comentarios:

  1. Tengo que decir que me has conquistado con ese empiece tan matemático, ¡qué bien hilado!: Mamá y papá se suman, y se obtiene un hijo. A partir de aquí todo resta... ¡¡Simplemente genial!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Teniendo en cuenta mi total incapacidad matemática, lo considero todo un cumplido!
      Un beso!! :-)

      Eliminar
  2. Isa!!! Me encantó tu x como multiplicación... la suma y la resta... super creativo... como hermana de tres doy fe que en casa siempre todo fue x3 :D Coincido 100% que los "celos" de los niños tienen que ver con la actitud de los adultos... Me encanta tu forma de pensar y vivir la maternidad... parezco disco rayado pero es así!!! Tus az son geniales, che!!!

    Besazo MUY gigante de Bs As a Galicia :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Muchísimas gracias por tus palabras, Pao!!! :-)
      Eres un encanto, siempre tienes palabras cariñosas para todo el mundo!
      Besazo gigante de vuelta para Buenos Aires :-D

      Eliminar
  3. Me encanta tu forma de hilar la x con la maternidad. .. en mi casa se multiplica x2 todo menos lo de tirarles al aire mas que nada por que la mayor pesa 28 kg y ya me diras tu no puedo con ella jajaja que razón tienes cuando hay que darles los mismo a todos nuestros hijos. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, de eso se encarga el Papi, a mí lo de tirarles por los aires siempre me ha dado muchísimo miedo, procuro ni mirar cuando lo hace!!! Pero sí, con uno de casi 30 kg la cosa se complica :-D
      Besos!!!

      Eliminar
  4. Esotyo totalmente de acuerdo con Almu!!! EL comienzo del post es como un eslogan publicitario... Totalmente hipnótico! tienes toda la razón del mundo, lo que dices es toda coherencia, pero no me digas que a veces no es difícil llegar a dar todo x3... Ayyyy... efectivamente, si los adultos dispusiésemos del tiempo suficiente para dedicarselo individualmente a los hijos, los celos entre hermanos no existirían. Mientras tanto, iremos bregando el temporal y resolviendo la papaleta como mejor podamos!! un abrazoteeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Difícil? A veces es totalmente imposible!! Pero como decía en el post, al menos hay que intentarlo, y resover la ecuación lo mejor que se pueda :-)
      Besos trimadrescos ;-)

      Eliminar
  5. Me ha encantado tu entrada de hoy. Es cierto, papá y mamá suman con el nene pero les resta el resto de cosas que antes tenían por dar ese espacio al más peque. Eso sí, todo se puede hacer compartiendo y disfrutando y al final se multiplica la felicidad!!!
    En cuanto a los celos, son los generados por el resto de adultos, que tienen la manía de comparar y comparar porque todo y no me canso de decirlo es etiquetar para distinguir a las personas. Basta ya!!! El niño es así porque quiere no porque sea celoso. El niño actúa así porque es su personalidad no porque sea más listo que nadie. En fin!!! Una lucha también de hacer muchas veces oídos sordos a personas que no ven más allá de su ombligo y tienen la mente cerrada y la boca muy abierta!!!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, veo que en este tema pensamos exactamente igual!!
      Me parto con la de la mente cerrada y la boca muy abierta, qué gran verdad! Algún día te robaré esta frase :-D
      Besazos!!!

      Eliminar
  6. Te aplaudo de pie, yo también al quedar embarazada de la nena tuve mi sesión de cuentos de horror y ciencia ficción acerca de los hermanos y como yo soy hija única pues me parecía tan lejano y extraño, ese mundo de los hermanos jejeje.
    Seamos sinceros es un problema de adultos y no de niños, también es lo mismo cuando dicen que los hijos únicos somos malvados, manipuladores, con tendencias a querer controlar y pisotear a cada humano alrededor... y la gente que yo conozco con esas tendencias tienen 2 o más hermanos...
    lamentablemente lo que dices se vé mucho, el menor como es un bebé es un ramo de virtudes y tranquilidad, el mayor como ya es un niño más grande e inquieto pasa a ser el malvado travieso intranquilo que está celoso... pero que no tiene nada que ver con que los padres pasen tiempo con uno y no con otro...
    Otra que hemos visto es que un padre está siempre con el mismo hijo, así hijo mayor difícilmente disfruta de mami, que está con hijo menor... un detalle al fin, pero que seguro es la explicación de tantos comportamientos atípicos.
    La naturaleza de los niños es a disfrutar de la compañía de otros niños, cuando más niños hay más felices andan los nuestros... claro existen roces y procesos de adaptación pero una vez superado eso, el disfrute es mucho... o acaso conocemos algún niño que si prefiera jugar íngrimamente solo?
    Algo me enseñó el practicar tiro con arco y es que la flecha cae donde cae únicamente por culpa y responsabilidad del arquero, si la flecha cae mal es porque algo estoy haciendo mal, no porque "salió" mal, ni porque me "tocó" una flecha mala. Lo mismo pienso de los niños... si hace algo mal es porque estamos actuando mal los adultos alrededor, no porque salió celoso o porque me tocó un niño celoso.
    bueno disculpa el testamento jejeje y un beso
    www.mamiandbaby.net

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, no hay nada que disculpar, me ha encantado este testamento! Estoy completamente de acuerdo contigo, y la imagen que has explicado del arco y la flecha me ha parecido muy acertada. Siempre buscamos a quién echarle la culpa de lo que los niños hacen mal, siempre es culpa de ellos, en cambio, si tienen alguna virtud o hacen algo bien, entonces es "que igualito que yo". Queremos apuntarnos los tantos, pero nos negamos a aceptar la responsabilidad de los "fracasos".
      Un beso!!!

      Eliminar
  7. Por eso la tía que es tan buenaaaaaaaaa lleva las pegatinas y las cositas por triplicado siempre que puede :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como debe ser!!! Sino no entras en casa :-P
      Besitos!

      Eliminar
  8. ¡Hola preciosa!

    Jajajajajaja... A mí sólo me ha quedado una dudilla... ¿Dónde venden tiempo? Porque si todo, absolutamente todo se multiplica... Entiendo que el tiempo también ¿no?... Afú, afú... Me estás estresando... Jajajajajaja... Sólo decir, aunque el/la segunda aún está de camino... Que "gestionar" el tema de los celos está totalmente en manos de los padres. Ahí estoy totalmente de acuerdo... En fin, supongo que a veces es difícil gestionar las cosas...

    Un besote y me ha encantado cómo has llevado la "X"!! Genial!! A ver si me la quito yo del medio... ¡Glup!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo lo venden en el mercado, entre los botes de paciencia y el aceite de Amiplín :-D
      Ah, y muchas felicidades por tu embarazo!!! :-) Cuídate mucho!!!
      Si la X no es tan mala, aún da juego como letra, símbolo, número romano... yo creo que la W es peor! :-)

      Eliminar
  9. Genial post isa !!! Me quitó el sombrero !!! Tienes una idea de familia preciosa y ya veo que sumar, restar y multiplicar con tus hombres se te da de maravilla.
    Estoy de acuerdo todos merecemos igualdad desde niños, es muy importante.
    Un beso gordo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!
      Para mí es un tema muy importante, porque creo que de aquí salen muchas autoestimas por los suelos y muchos egos inflados de los adultos!!
      Besos :-)

      Eliminar
  10. Cuando somos padres de más de uno, tenemos que aprender a multiplicarnos. En mi caso, la diferencia de edad es tan grande que entre ellos no pueden decir eso de me toca y a mi también, porque quieren cosas diferentes. Pero aún así, cada uno requiere su tiempo de atención, adaptado a sus necesidadea. Y por supuesto, nunca, jamás, compararlos, no soporto eso, cada hijo es único y especial por sí mismo. Y el amor de madre se multiplica!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, no hay que añadir nada más a lo que has dicho! :-)
      Un beso, Didi.

      Eliminar
  11. Chapeau!!! Me ha encantado y el comienzo, efectivamente soberbio. Pero es que tienes toda la razón del mundo. Nunca hay que comparar y sí aprender a equilibrar con todos por igual multiplicándote X3 o X5, ajajajjajaja. Muy pero que muy bueno tu X. Felicidades! Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!! Me alegro de que te haya gustado :-D
      Besitosx3 para ti :-)

      Eliminar
  12. Me ha encantado tu post!!!!!!! tienes toda la razón, hay que tratarles por igual sin distinciones, pues sino llegarán los celos, normal!!! Si se hace todo como dices, no tiene porque haber problemas! (tomo nota para cuando toque!!!jejejeje)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo hablo desde mi experiencia, claro, y o bien me "tocaron" unos niños muy buenos (que también ;-) ) o lo de los celos es un rollo de los adultos!!

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Contador Web