miércoles, 19 de junio de 2013

LA MATERNIDAD DE LA A A LA Z: T DE TRAMPAS

El camino de la maternidad no está exento de trampas, artificios engañosos en los que podemos tropezar, caer, o directamente hundirnos. 

Una de ellas es la arraigada y muy extendida creencia de la obligatoriedad de tener hijos. 
Hay que tenerlos "porque es lo que toca", porque se supone que es lo que "debe hacer" toda mujer llegada a una cierta edad, y el argumento definitivo de hoy en día, "porque todo el mundo lo hace". ¡Y yo que pensaba que los oscuros tiempos donde lo ÚNICO que se valoraba en una mujer era su capacidad reproductiva ya habían quedado atrás! Pues parece que no. Será que esa "necesidad" de engendrar un heredero (varón) que haga perdurar el apellido de la familia no es exclusivo de las películas... Siempre he pensado que los hijos hay que tenerlos por amor, por un deseo puro que nace del corazón, y no por costumbre, por conveniencia o por ridículas presiones sociales y/o familiares. Pero se ve que estaba equivocada. Y aún ahora hay parejas que tienen hijos sin mucho convencimiento "porque es lo que se esperaba" de ellos, para "cumplir" no sé cuál estúpida expectativa, o porque se dejan arrastrar por la inercia de "lo que siempre se ha hecho".

Otra de las trampas de la maternidad que cada vez cobra más fuerza es la de que no sólo es posible recuperar la figura que se tenía antes del embarazo, sino que ES NECESARIO hacerlo, y rapidito. De minar y bombardear a las embarazadas (y a su entorno) se encargan hábilmente los medios de comunicación, elevando a la categoría de diosas maternales (dignas de adoración, imitación y respeto) a las actrices/cantantes/modelos que no tienen otra cosa que hacer más que atender a la apremiante recuperación de su cuerpo, pues de la comida, la casa, otros hijos y seguro que también del bebé ya se encarga el personal contratado a tal efecto. Nos olvidamos de que esas mujeres viven de su físico, y al igual que un taxista debe tener su taxi siempre a punto, ellas tienen que tener su cuerpo siempre listo para embutirse en un vestido de la talla 36 y un sujetador de la 120. Porque nuestra sociedad es así de superficial, y ahora resulta casi inconcebible una cantante fea o una actriz con sobrepeso. Y en el momento en que esas mujeres se erigen en modelos a imitar... la cagamos. Porque aunque nosotras no vayamos a desfilar en el Victoria's Secret a los cuatro meses de parir, se nos "exige" que estemos estupendérrimas y buenorras, con la barriga plana y las piernas sin varices. Si ellas han podido, nosotras no tenemos excusa, aunque no tengamos un ejército de entrenadores, masajistas, instructores de yoga y de pilates, cocineros macrobióticos, cirujanos plásticos, peluqueros, maquilladores y estilistas a nuestra entera disposición. Y si no hemos podido hacernos el mommy makeover tras la cesárea programada, pues siempre nos quedará Corporación Dermoestética con su "Pack especial madres".

Y la trampa más tramposa de todas: la idea de que tener un hijo no afecta ni cambia a sus padres, por lo que se puede seguir llevando la misma vida que antes de tenerlo, con las mismas rutinas, los mismos hábitos, las mismas metas, las mismas prioridades. Pues no. Es completamente falso. Es ABSOLUTAMENTE IMPOSIBLE que la vida no cambie con un hijo en casa, que no se modifiquen los horarios ni trastoquen las costumbres, que los padres no cambien por dentro y por fuera, en su percepción, en su forma de ver la vida y encararla, en sus deseos, puede que incluso en sus palabras. 

El camino de la maternidad no está exento de trampas, pero pienso que si nos lo proponemos, no es tan difícil evitarlas.



28 comentarios:

  1. Buenísimo post!!! Son tan recurrentes esas trampas que me embronco de sólo pensarlo...
    De los que tienen hijos por DEBER... que decir... pobres hijos
    De los que pretenden que seamos modelos después de parir... que se vayan a cagar y perdón por la expresión
    De los que dicen que la vida no cambia... evidentemente no fueron padres o lo que es peor, todavía no se enteraron

    Me encanta porque das en el clavo

    Besotes enormes!!! ;-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Pao. Yo también me "embronco", como dices tú. Lo peor de caer en ellas es que los que acaban más perjudicados son los hijos.
      Un beso :-)

      Eliminar
  2. Excelente post!
    Hay gente que me mira como bicho raro cuando digo que no es necesario tener hijos y que se puede ser feliz sin tenerlos, que la presión y tenerlos por obligación si que es causa de infelicidad.
    Yo hago algo de ejercicio y sé que se puede volver a la figura de antes del parto y todo lo demás, pero jejeje si alguien te cría a tu hijo y hace todas las labores de mamá y ama de casa por ti... de otra forma también es IMPOSIBLE como dices tu jejeje, a quien me dice que debería estar como antes le digo que feliz lo hago si se encarga de mi casa y de mis hijos jejeje (de allí más nadie ha dicho nada... no se por qué jejeje)
    La de que la vida no cambia... pfff tronco de ignorancia y pensando en lo que dijo Pao que no se han enterado... quizás es que están dejandole la crianza de sus hijos a otros y eso cuando pasa factura es horrible...
    Un post genial
    @mamiandbaby

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Veo que hay mucha madre sensata por aquí:-) Lo malo es que esta sensatez no esté más extendida :-D
      Un beso:-)

      Eliminar
  3. Tienes mucha razón. En casa nos pasa cuando hay amigos que tienen un hijo y por ahora ya están bien asi. Mi pareja, quizás por ser 3 hermanas, no lo ve "normal", sino que cree mejor tener más de uno. Yo lo veo estupendo, cada uno decide si quiere uno, dos, cinco o ninguno.
    Otra trampa puede ser en que los niños deben estar todo el rato haciendo cosas para no aburrirse. Para mi, y repito, para mi, es útil que además de motivarlos, también que se aburran, porque así pueden desarrollar su imaginación y buscar alternativas en ellos mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, si un niño dice "me abuuurroooo" parece que se acaba el mundo, y hay que mover cielo y tierra para "entretenerles". En algún sitio leí (y diría que en boca de algún psicólogo o "experto") lo que tú comentas, que no sólo es útil sino que es necesario que "se aburran" y no saturarles con sobreestímulos, que se diviertan ellos solos inventando juegos y desarrollando la imaginación. Pero lo más cómodo, sin duda, es: me aburro = toma la nintendo o la tele y no molestes. ¡Otra trampa a evitar!

      Eliminar
  4. Siempre he dicho que hay padres y padres. Están los que traen al mundo hijos para que otros se lo cuiden. Ejemplo en los posts anteriores sobre la tribu indigena del parque.
    En cuanto a recuperar el tipo eso va en cuestión de cada uno. Además nos deben ofrecer ese tipo de modelo de personas para vender cierto tipo de productos y más en esta época. Estoy a favor de vida sana y equilibrada pero que cada uno se conoce y si es feliz. No hay nada más que decir. Todo son tópicos, etiquetas. Va!!!
    En cuanto al cambio de personalidad de los padres por supuesto. Antes podía irme de marcha, aunque no era de salir mucho, pero bueno salía algo pero es que tengo un hijo. Tenemos que adaptarnos a las circunstancias. Eso no significa que no pueda hacer una escapada con mi mujer sino hasta que mi hijo cumpla 18 años, no, y además es necesario también una escapada. Pero todo con moderación. Los padres no cambian se adaptan a las circunstancia y hay gente que no lo acepta o no lo entiende. Pero como yo no vivo con esa gente...
    Lo siento por el rollo! Es un tema peliagudo.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Aquí los "rollos" siempre son bienvenidos! :-) Claro que es un tema peliagudo, a mí a veces me da la sensación de que hay quien piensa que tener un hijo es como tener un tamagotchi, cuando quiero "ejercer" me pongo con él un ratito, y cuando me "molesta" lo apago.
      Un beso :-)

      Eliminar
  5. Yo caí en la trampa de abandonarme, y abandonar mi vida social, durante mucho tiempo. La gente me decía que aprovechara el tiempo, que luego no podría salir tanto... Y vaya, me lo creí y tomé al pie de la letra. Hay trampas que nos tendemos nosotros mismos. Afortunadamente, estamos para darnos cuenta y, gracias a post como este, convencernos para salir de ellas,

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la vida social también es otra trampa, una cosa es quedarse enclaustrada en casa, con la pata quebrada, amargada y maldiciendo a los niños por ello, y otra muy distinta es pretender tener una vida social como si no se tuvieran niños. Personalmente creo que hay que usar un poco de sentido común en este tema!!
      Un beso:-)

      Eliminar
  6. A las trampas les añadiría uno: Y vas tu, y te lo crees jajaja.
    Es cierto que nuestro entorno (y alguno enteradillos de turno) se empeña por idearnos la vida como sea, y nos toca aguantar estoicamente con la boca cerrada o nos convertimos en "antipáticas".
    Pero la maternidad no en seña a saltar estas trampas, sobrevivir a ellas y tan felices jeje.
    No te has apuntado que está de moda apuntarse la solución de Shakira (que no sé que peso bajó si no subió nada...)que se metió en zumba de salida del paritorio, yo no la critico, está hermosa a más no poder pero me acuerdo de mi cesárea y lo que menos me pedía el cuerpo era bailar ritmos caribeños...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Shakira también dicen que el cirujano plástico estuvo durante la cesárea... seguro que en la tuya no estaba! ;-)
      Un beso, guapa!

      Eliminar
  7. ¡Qué gran discurso! Muy motivador. Hay que desmitificar los cuerpos perfectos y el tema de que a cierta edad ya se tenga que tener hijos, claro que sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado! Un beso :-)

      Eliminar
  8. jajaja... cuerpos perfectos... ¿perfección? no gracias, prefiero ser una del montón, feliz con su michelín!!
    Eso de los hijos... no sé que decir. Conozco varias mujeres que han optado por no ser madres y no lo echan para nada de menos... :)
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, es que tenerlos "por obligación" es un desastre para los padres y una desgracia para los hijos.
      Un beso:-)

      Eliminar
  9. Que certera eres con esta palabra que has agregado al diccionario. La maternidad es algo que te llama y eso que debes cumplir por obligación, como sucede en muchos casos, igual sucede con la paternidad. Los mass media han convertido el cuerpo en un objeto de deseo y la maternidad no tiene cabida en ello, anteriormente, cuando los medios ni pensaban existir las formas redondas reflejaban salud, vitalidad y fertilidad, ahora es todo lo contrario. Tener un hijo cambia la vida para siempre, jamás volverá a ser la misma. Gran reflexión!! Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mamá Merlin, lo has resumido perfectamente! Un besazo :-)

      Eliminar
  10. Toda la razón con la trampas. Lo de la recuperación del cuerpo te diré que tuve mucha suerte, y que dar le pecho es la mejor dieta que he hecho en mi vida. En 1 mes estaba 1 kilo por debajo que antes del embarazo, y hasta que no ha empezado a comer de verdad he tenido que hacer esfuerzos por no adelgazar, y soy de las que me encanta comer... Aunque la tonificación amdominal es un tema aparte... Pero lo que está claro es que un hijo cambia la dinámica familiar y no hay más remedio que aceptarlo, adaptarse y ser feliz! Y el que no quiera tener hijos, que no se sienta obligado porque no los va a disfrutar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con el pecho también adelgacé bastante, de hecho mi madre me dice aquello de "quítale la teta al niño, que te está consumiendo!".
      Tienes mucha razón, hay que aceptar los cambios, adaptarse y ser feliz! :-D

      Eliminar
  11. hay infinidad de trampas para que caigamos en ellas.... muchas las evitas fácilmente, otras sales de ellas cuando nacen los hijos y te das cuenta que no vale la pena o que no ess verdad y otras caes en ellas y es difícil de salir..... es así..... lo importante es ser feliz con lo que tienes!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo contigo, los hijos nos hacen ver las cosas que realmente valen la pena!
      Un beso:-)

      Eliminar
  12. Muy bueno, Maria Isabel.. Algo así traté de explicar yo en la E de Elección... Son como la diferente cara de la misma moneda. Si no somos capaces de elegir por nosotras mismas, caemos en la trampa de dejarnos imbuir por lo que es socialmente aceptado.

    Genial reflexión.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Como siempre invitas a la reflexión con tus post...que bien lo haces!!. Estoy de acuerdo con todas las trampas que señalas.
    La de no tener hijos es absolutamente real, la sociedad y la gente en general, no entiende que a lo mejor hay personas que no se ven como padres y yo lo aplaudo antes que dos tortolitos que sigan la vereda solo porque es lo que tocaba hacer, lo que se les exigía. Me puede la gente sin personalidad que no es capaz de manejar sus decisiones y siempre va siguiendo al rebaño. Yo creo que se puede ser muy feliz sin hijos si así se desea y se decide encarar la vida así...otro caso sería que se quisiesen y no llegasen... no es lo mismo.
    Respecto a la trampa de la figurita de mama recién parida y perfecta habría que añadirle otras etiquetas como la mamá trabajadora, responsable del hogar y atenta cuidadora de sus hijos...Y digo yo ¿de dónde se saca el tiempo para todo lo que se nos exige?...No sé yo si hemos avanzado mucho con esto de la mujer trabajadora y super explendida de la muerte...

    Un besote, guapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que está claro que la mujer siempre sale perdiendo! Antes, por estar despreciada, ignorada o humillada, y ahora porque se nos exige la perfección en todas las facetas (trabajo, madre, esposa...). Así no avanzamos nada!
      Besos :-)

      Eliminar
  14. Completamente de acuerdo con las trampas de las que hablas. La sociedad en sí misma es un lugar lleno de trampas como esas y más. Como la de estudiar una carrera porque es lo que hay que hacer o comprarse una casa porque el alquiler es tirar el dinero. Menos mal que de estas estamos despertando un poco con la crisis.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, a ver cuándo empezamos a cambiar de mentalidad con todas estas cosas!
      Un beso :-)

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Contador Web